lunes, 16 de julio de 2018

Empates varios rumbo a Níger 2019

Comenzaron a disputarse este fin de semana los duelos de ida de la tercera ronda para definir los siete clasificados que acompañarán al local Níger en la disputa de la Copa Africana de Naciones Sub 20 del año que viene.

De los seis partidos que se jugaron cuatro terminaron igualados, mientras que solamente Burkina Faso y Zambia pudieron ganar. Los burkineses recibieron a Gabón en el Stade du 4 Août de Ouagadougou y antes de los diez minutos ya ganaban 2-0 por los goles de Botué Kouamé y Abdoul Fessal Tapsoba. Eric Jospin Bekale Biyoghe descontó para la visita y antes de la finalización del primer tiempo volvió a aparecer Tapsoba para poner el 3-1 que no se modificaría. El sábado tendrá lugar la revancha en Libreville.
Zambia, por su parte, solo pudo vencer a Burundí 1-0 como local en Lusaka. Lameck Banda, sobre los 87 minutos, anotó el único tanto del partido para el triunfo del actual campeón de la categoría, en la edición que los tuvo como anfitriones en 2017.

Con respecto a los empates los hubo para todos los gustos. Sudáfrica y Malawi se midieron en el Moruleng Stadium y culminaron 0-0, quedando la definición para el sábado en el Kamuzu Stadium de Blantyre.

Congo-Senegal fue el de más goles. Mboungou adelantó a los congoleños pero los senegaleses lo dieron vuelta con tantos de Sagna y Badji. Tomandzoto sobre el final decretó el 2 a 2 final y todo se definirá en Dakar.
En Yaoundé, Camerún se adelantó a Malí con un gol de Fofana Babou pero El Bilal Touré igualó para los malienses dejando la serie abierta con el 1-1. Mismo resultado en Mauritania vs Nigeria en el Stade Cheikha Ould Boïdiya de Nouakchott. Los nigerianos se adelantaron con gol de Abubakar Ibrahim pero el local consiguió rápidamente la igualdad por intermedio de Mohamed Salem.

La única serie que aún no dio comienzo fue Ghana-Benín, postergada para 29 de julio y 3 de agosto, por los problemas dirigenciales que atraviesa la Federación de Ghana.

Fuentes: CamFoot, Afrik-Foot y Gabon Review

domingo, 15 de julio de 2018

Nuevos campeones nacidos en África

[Especial para The Line Breaker] Con el buen Mundial que han realizado Francia y Bélgica mucho se habló acerca de los jugadores de ambos seleccionados que nacieron en África o que están relacionados con dicho continente. También podríamos a sumar a la lista a Suiza, Dinamarca, Suecia e Inglaterra, entre otros; a esta realidad que se vio plasmada en Rusia 2018.

Pero en esta ocasión nos centraremos exclusivamente en jugadores nacidos en África que representaron a otros países en la historia de los Mundiales. Por empezar, dos de los líderes de este equipo que elegimos fueron campeones con Francia. Es que Mandanda y Umtiti, el primero nacido en RD Congo y el segundo en Camerún, se suman a Desailly, Vieira y Gentile como campeones del mundo nacidos en el continente. Con todos ellos, acompañados por casos similares pero que no pudieron quedarse con el título, armamos un equipo de Hijos de África.
El arquero Steve Mandanda nació en RD Congo mientras que el central Umtiti nació en Camerún. La defensa la completan Patrice Evra -nació en Dakar (Senegal)-, Marcel Desailly -nacido en Ghana- y el excéntrico Abel Xavier -nacido en Mozambique-. El primero jugó en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, en tanto que Desailly fue campeón del mundo con Les Bleus en 1998. Nacido en Accra, fue adoptado de niño por un diplomático francés y dio sus primeros pasos en el fútbol en el Nantes y Marsella. Por último, Abel Xavier tuvo en 2002 su única participación mundialista. Nació en Nampula y actualmente dirige al seleccionado de su país de nacimiento.

En el mediocampo aparecen nacidos en Libia, Ghana, Senegal y Malí. El primero es quizás el más sorprendente y se trata de Claudio Gentile. El campeón del mundo con Italia en 1982 nació en Trípoli, la capital libia, en el seno de una familia siciliana. El nacido en Senegal es Patrick Vieira, quien fuera campeón con Francia en 1998 y subcampeón en Alemania 2006. Otro que también representó a los franceses en los Mundiales de 1982 y 1986 fue Jean Tigana, nacido en Bamako, la capital maliense. Y, por último, el nacido en Ghana es Gerald Asamoah, que jugó los Mundiales 2002 y 2006 por Alemania.
Para la delantera los puestos quedaron reservados para dos mitos del fútbol mundial. Eusebio da Silva Ferreira nació en Mozambique pero fue la figura de Portugal en Inglaterra 1966 anotando nueve goles y llevando a los lusos a un histórico tercer puesto. Un caso similar de aquel equipo fue Coluna, elegido en el equipo ideal de ese Mundial y luego presidente de la Federación de Mozambique y Ministro de Deportes del país entre 1994 y 1999.

Pero en este equipo quien acompaña a Eusebio en la delantera es Just Fontaine. El autor de 13 goles para Francia en el Mundial de Suecia 1958 había nacido 25 años antes en la hoy ciudad marroquí de Marrakech, que en ese tiempo eran parte del Protectorado francés en territorio de Marruecos.

Entre los suplentes escogidos aparecen algunos esperables por haber nacido en las colonias de los países que representaron luego, como el Ayache (Argelia/Francia) o Makelele (RD Congo/Francia) y otros no tan comunes como un caboverdeano jugando por Suiza (Gelson Fernandes) o un nigeriano jugando por Polonia (Olisadebe). Completan la lista de convocados Roy Wagerle (nacido en Sudáfrica y mundialista con Estados Unidos en 1994 y 1998), Mark González (nacido en Sudáfrica y mundialista con Chile en 2010) y Roberto López Ufarte (nacido en Marruecos y mundialista con España en 1982).

sábado, 14 de julio de 2018

Las raíces africanas de Bélgica

[Especial para El Enganche] Este sábado Bélgica culminará su participación número 13 en la historia de los Mundiales y por segunda vez llegará a disputar los siete partidos de un Campeonato del Mundo. En México 1986 cayó en semifinales ante Argentina y luego con Francia -el mismo que lo privó de la final en Rusia 2018- el partido por el tercer puesto. Pero, a diferencia de aquel plantel en tierras aztecas con todos jugadores nacidos en el país, el actual equipo de Roberto Martínez cuenta con algunas particularidades. Muchas de ellas relacionadas con África.
La colonización de la República Democrática del Congo por parte de Bélgica es considerada la más brutal en la historia de África.Para obtener caucho, cobre, oro y estaño, las fuerzas coloniales explotaron a la población de manera despiadada. Entre otros castigos, la Force Publique aplicó asesinatos en masa en los poblados que no alcanzaban las cuotas de producción. A su vez, millones de congoleses murieron de enfermedades y hambre causadas por las condiciones de trabajo infrahumanas. Se estima que durante el período en que el país era propiedad privada del rey Leopoldo II, la población se redujo de 30 millones de personas en 1885 a 8,5 millones en 1911“, contó el periodista Nicolás Nagle en 2010 con motivo de la visita del rey belga Alberto II a Kinshasa para conmemorar los 50 años de independencia de la República Democrática del Congo.

La antigua colonia se independizó de Bélgica el 30 de junio de 1960. La invitación del rey belga a los festejos fue considerado como un gesto de buena voluntad para mejorar las relaciones entre ambos países, también tensas por la complicidad de Bélgica en la muerte y desaparición del ex primer ministro Patrice Lumumba. Tal como cuenta Fernando Duclos en Congo finalista del Mundial, la inmigración congolesa hacia Europa -sobre todo a Francia y Bélgica- empezó a incrementarse desde la década del ’70 por razones históricas e incluso logísticas (la cada vez mayor facilidad en los traslados). La Guerra del Congo, que se dio entre 1996 y 2003, aumentó los flujos inmigratorios de forma exponencial. Muchísimas familias de Kinshasa, Lubumbashi, Goma o Kisangani migraron hacia Europa y se instalaron en las banlieues de París, Marsella, en Bruselas, Amberes o Lyon. 

Y a nivel futbolístico eso empezó a reflejarse en la presencia mundialista de sangre congoleña en los planteles de Bélgica. En Francia 1998 y 2002, últimas dos participaciones antes de Brasil 2014 y Rusia 2018, el seleccionado belga contó con los hermanos Mpenza. Mbo nació en Kinshasa en 1976 y desde 1991 a 1996 jugó en las juveniles belgas mientras que su hermano Emile nació dos años después ya en Bélgica y llegó a convertir 19 tantos en el seleccionado mayor.
El seleccionado dirigido por Martínez llegó como candidato a Rusia y a medida que lo fue confirmando las palabras África y Bélgica comenzaron a ir de la mano. “Una Bélgica muy africana en el Mundial de Rusia”, “La fuerza africana de Francia y Bélgica para la semifinal”, “África potencia a Europa en el Mundial de la diversidad” titularon algunos medios en los últimos días.

La sangre congoleña está muy presente en este equipo de Bélgica. Pierre, el padre de Vincent Kompany, emigró desde RD Congo rumbo a territorio belga donde en 1986 nació el actual jugador del Manchester City. Roger Lukaku jugó la Copa Africana de Naciones (CAN) en 1994 y 1996 para Zaire -nombre del país entre 1971 y 1997- pero fue en Bélgica donde desarrolló casi toda su carrera y donde nació Romelu, cuyo nombre es una conjunción de las primeras sílabas del nombre completo de su padre: Roger Menama Lukaku.

Dedryck Boyata y Youri Tielemans (madre congoleña) y Michy Batshuayi (en 2015 fue convocado por Florent Ibenge para el seleccionado congoleño pero prefirió Bélgica al país de sus padres) son los otros relacionados con el país que hoy preside Joseph Kabila.

“¿Quién dijo que Marruecos está eliminado?”, se preguntó Batshuayi en una de sus redes sociales tras el triunfo de Bélgica 3-2 sobre Japón. Y es que por los octavos de final, el seleccionado belga dio vuelta el marcador con dos tantos de hijos marroquíes: Fellaini y Chadli. Marouane Fellaini nació en Bruselas pero es hijo de marroquíes y su padre llegó a jugar como arquero en el Raja Casablanca antes de emigrar rumbo a Europa. En su momento fue invitado a formar parte de las juveniles de los Leones del Atlas pero el actual jugador del Manchester United se habría negado según comentó Jamal Fathi en una entrevista reciente.

Nacer Chadli, por su parte, tiene la doble nacionalidad y llegó a jugar un partido para el seleccionado marroquí -amistoso ante Irlanda del Norte en 2010- pero luego se decantó por Bélgica, con el que ya jugó el Mundial pasado y está jugando el actual. Aquel día compartió equipo con Benatia, Belhanda y El Ahmadi.
Y por último, el mediocampista Moussa Dembelé es hijo de Yaya Dembelé, nacido en Malí. Aunque habría que mencionar también a Kevin de Bruyne, que pudo jugar en la selección de Burundi, el país de su madre Anna y también antigua colonia belga. Allí vivió parte de su infancia el mediocampista. También pasó algunas vacaciones en Costa de Marfil, donde se encontraban las sucursales de la compañía petrolera de su abuelo.

Y aunque no juega, hay una última relación entre África y el equipo belga. Se trata del marroquí Mousa El Habchi, analista de video e integrante del cuerpo técnico de Martínez. Con experiencias previas en Aston Villa y Zamalek y con acuerdo reciente con el Anderlecht es uno de los hombres fuertes en la diagramación de los partidos de los Diablos Rojos.

Por todo esto, y por todos ellos, seguramente Bélgica tendrá muchos africanos que los apoyarán desde el continente que vio nacer a los antecesores de los Lukaku, Chadli, Batshuayi and Kompany.

jueves, 12 de julio de 2018

Glorias de África: Grégoire M'Bida

[Por Diego Martín Yamus] Camerún llegó al Mundial de España 82 como el segundo país del África Negra en la historia, luego de Zaire en 1974. Era, más que un país, un nombre desconocido y hasta risueño para la mayoría, como se lo tomaba en la Argentina. Sin embargo, ese junio del 82 sorprendió a todos no sólo jugando bien sino empatando sus tres partidos, entre ellos al futuro campeón, el gigante Italia. Esa vez, de sus varios talentos uno se convirtió en héroe: Grégoire M'Bida, encargado de marcar el primer gol de los Leones Indomables en la Copa del Mundo, con lo que le igualaron a uno, corolario de esa actuación de ensueño.
Fue un acontecimiento en la vida de la nación del centro-oeste, y ni hablar en la del mediocampista, premio a la trayectoria que ya llevaba en ella. Uno de los seis integrantes de la selección que formaban el Canon Yaoundé de oro, M'Bida había nacido en la capital camerunesa el 27 de enero de 1952, y con 18 años, tras formarse en el Real D'Éssé, había llegado al popular club, segundo más exitoso de Camerún. Y allí comenzó una lluvia de triunfos que hicieron del Canon un mito, tanto en la Liga como en África. Entre 1975 y 1982, ganó nada menos que diez títulos: siete locales con cuatro ligas y tres Copas nacionales, y otros tres continentales, con dos Champions League (1978 y 1980) y una Recopa (1979), aparte de llegar a la final de ésta en 1977. Sus condiciones ya lo habían depositado en el combinado nacional, para el que marcó su primer tanto el 13 de marzo de 1977, primero de un 2-0 a Congo para clasificarse a la Copa Africana de Naciones de Ghana, que los cameruneses fallaron igual que las del 76 y 80. Recién pudo jugar la CAN en 1982, luego de contribuir para la histórica clasificación al Mundial de España junto a figuras como Thomas N'Kono, Téophile Abega y el gran Roger Milla. El certamen se hizo en Libia y el Camerún del momento no logró pasar la primera fase, con tres empates, uno de ellos con Túnez 1-1, gol que M'Bida marcó. Sería un presagio, aunque no lo pensaran, de lo que pasaría en tierra española.

Porque Camerún, ahora dirigido por el francés Jean Vincent, también lograría tres igualdades aunque no avanzaría de la primera ronda. Pero su campaña fue calificada, no sólo por su invicto en su debut mundialista,sino por sus encumbrados rivales: Perú, 0-0 y donde le anularon mal un tanto a Milla, otro 0-0 con el fuerte Polonia y el cierre, el 23 de junio en el estadio Balaídos de Vigo, ante una Italia que no jugaba bien, no tenía encendido a su artillero Paolo Rossi ni había ganado. Los italianos pudieron abrir el marcador a los 62 minutos por Francesco Graziani, pero sólo uno más tarde, Ibrahim Aoudou envió un centro y fue M'Bida quien llegó para convertir de cabeza el histórico primer gol camerunés, que selló el 1-1, con el que su país no pudo seguir pero puso en aprietos al coloso azzurro.
No sería el último éxito en la vida del interesante medio del Canon. Porque tras el del Mundial, comenzó su vida en el exterior, más precisamente en Francia, cuando fue fichado por el Bastia. Y en marzo de 1984, junto a sus compañeros de la epopeya 82 se tomó amplio desquite y conquistó la primera Copa Africana para Camerún. Fue en Costa de Marfil, donde M'Bida jugó cuatro de los cinco partidos del triunfo, entre ellos la final que el 18 en Abidjan le ganaron a Nigeria 3 a 1. A mediados del 84 pasó al Angers, y tras quedar afuera del Mundial de México 86 a manos de Zambia, en 1985 fue transferido al Dunkerque, donde se preparó para retener en Egipto el título continental.

La brillante generación de oro encabezada por N'Kono y Milla fue hasta el país árabe a por el bicampeonato. M'Bida no fue titular en el debut, ganado 3-2 con esfuerzo sobre Zambia, pero sí en los siguientes encuentros, donde los goles del gran Roger lo llevaron a la ansiada final contra el local. El partido, el 21 de marzo en El Cairo, terminó sin tantos tras 120 minutos, por lo que se desempató por tiros desde el punto penal. Con los dos primeros convertidos para cada uno, M'Bida ejecutó el tercero para poner en ventaja a Camerún, pero erró. Igual la serie siguió, Milla y Aoudou marcaron y en el nuevo desempate de a uno, fue André Kana Biyik quien erró y Egipto fue el campeón. Ese momento significó, con 34 años, el último encuentro de Grégoire con los Leones Indomables, para los que jugó 32 veces e hizo seis goles.

Aún tuvo un tiempo más con la pelota, ya que en la temporada 86/87 volvió a pasar de club en Francia, ahora en el Evian, y a la siguiente al Sedan, donde cerró su gran carrera en 1989. Profesionalmente, porque hace unos años regresó a despuntar el vicio, en 2013 en el amateur Villa de Dax y de 2014 a 2016 en el Espérance de Oeyleruy. Es que siempre el fútbol estuvo en su cuerpo. Tanto como ese inolvidable día de junio del 82, cuando sobresalió con un gol de gloria para su Camerún.

miércoles, 11 de julio de 2018

Traspasos mundialistas y más

El Mundial de Rusia 2018 terminó rápido y hace tiempo para los seleccionados africanos. Sin embargo, y a pesar de que ninguno pudo superar la fase de grupos, hubo varios futbolistas que tuvieron buenas actuaciones y tras la experiencia mundialista pudieron cambiar de club.
Los que se llevaron todas las miradas fueron los marroquíes. Achraf Hakimi, lateral izquierdo de los Leones del Atlas en los tres partidos del equipo de Hervé Renard, abandonó el Real Madrid para sumarse por dos temporadas al Borussia Dortmund (Alemania). El club alemán tendrá al joven de 19 años en sus filas al menos hasta el 30 de junio de 2020. "Achraf es un defensa joven y muy dinámico que ha jugado al más alto nivel en el Real Madrid y en el equipo nacional marroquí", dijo el director del Borussia, Michael Zorc.

Ayoub El Kaabi, uno de los pocos representantes del fútbol local marroquí, abandona el RS Berkane y a cambio de 6 millones de euros -más un 30% de una futura venta- jugará en el Hebei China Fortune. El número 9 estaba también en la mira del Zamalek egipcio pero finalmente se lo llevó el equipo asiático.
Además, el mediocampista Karim El Ahmadi, fue presentado en el Al Ittihad Jedah (Arabia Saudita). Llega en condición de libre desde el Feyenoord holandés y usará el número 19. No podrá compartir plantel con el egipcio Kahraba -mundialista con los Faraones- que culminó su préstamo y retorna al Zamalek.

El nigeriano Bryan Idowu se queda en Rusia pero cambia de equipo. Tras culminar su contrato con el Amkar Perm llega en condición de libre a uno de los gigantes del país: el Lokomotiv de Moscú.

Y por último, si de mundialistas hablamos, el central egipcio Ali Gabr culminó su préstamo con el West Bromwich y regresa a su país. Pero no al Zamalek -el club que lo cedió- sino al Pyramids FC, que compró su pase a cambio de poco más de dos millones de euros. 
Otros traspasos
Uno de los pases más importantes del presente mercado tuvo como protagonista a un africano. Y es que el argelino Riyad Mahrez pasó del Leicester al Manchester City a cambio de 60 millones de libras esterlinas. "Estoy muy contento de haberme unido a City, un equipo que juega un gran fútbol bajo el mando de Pep Guardiola", dijo el mejor futbolista africano del 2016.

El arquero congoleño Ley Matampi terminó su contrato con el TP Mazembe de su país y se mudará a Arabia Saudita para defender los colores del Al Ansar. Otro jugador del todopoderoso congoleño, el central maliense Salif Coulibaly, seguirá su carrera en el Al Ahly (Egipto) donde se reencuentra con un ex entrenador, el francés Patrice Carteron.

Cerca de allí, en los Emiratos Árabes Unidos, continuará su carrera Sebastien Siani. El camerunés campeón en la CAN 2017 con los Leones Indomables ya pasó los exámenes médicos en el Al Jazira y llega proveniente del Royal Amberes (Bélgica).

martes, 10 de julio de 2018

Pyramids FC: ¿nuevo gigante egipcio?

La temporada pasada, Al Assiouty ascendió a la máxima divisional del fútbol egipcio. Sin problemas de adaptación culminaron novenos en el certamen que concluyó antes del Mundial con el campeonato doméstico número cuarenta para Al Ahly. Justamente entre los Diablos Rojos y el Zamalek (campeón en 12 ocasiones) se reparten la mayor cantidad de campeonatos, pero ahora podría surgir un equipo para cuestionar esa hegemonía y tratar de emular al Ismaily, único equipo que se coló con su título en 2002 entre los gigantes de la tierra de los Faraones.
En la Liga 2017-2018, Al Ahly fue campeón e Ismaily terminó segundo. Mientras que Al Masry y Zamalek los siguieron en el tercer y cuarto puesto. Los dos primeros jugarán la Champions Africana y los otros dos la Confederation Cup del año que viene. Al Assiouty, con 10 triunfos, 12 empates e igual cantidad de derrotas, quedó lejos de la zona de copas pero ahora se está preparando con todo para que su nombre se haga escuchar en el país y en el continente. 

Aunque en realidad será otro nombre el que buscará hacerse conocido. A mediados de junio, Mahmoud Al Assiouty, presidente del club, anunció la venta a nuevos propietarios y que el club pasaría a llamarse Al Ahram FC. Turki Al-Sheikh, actual presidente de la Autoridad Deportiva de Arabia Saudita y ex presidente honorario de Al Ahly, fue el magnate que adquirió la entidad que fue semifinalista en la Copa de la Liga y que participará en el campeonato egipcio con el nombre de Pyramids FC (Al-Ahram en árabe).  

Y este magnate, dirigente además de la Union of Arab Football Associations, del Saudi Arabian Olympic Committee y de la Islamic Solidarity Sports Federation, ha empezado a invertir en refuerzos hasta ubicar a su equipo -según el sitio Transfermarkt- tercero entre los de mayor valor de mercado solo por detrás de Al Ahly y Zamalek.
Los brasileños Keno (Palmeiras), Arthur (Chapecoense), Ribamar (Atlético Paranaense) y Carlos Eduardo (Goias) más el sirio Omar El-Meydani (Hatta Club de Emiratos Árabes Unidos) serán los extranjeros del plantel. Pero no son los únicos refuerzos. El último en sumarse fue el central Ali Gabr -titular en los tres partidos de Egipto en el Mundial-, quien culminó su préstamo con el West Bromwich de Inglaterra y fue anunciado como nuevo jugador del Pyramids FC. Mohamed Farouk (Arab Contractors), Mohamed Fathi (Ismaily), Abdallah Bakry (Smouha) y Ahmed Tawfik (Zamalek) son otros de los refuerzos del equipo que será dirigido por el brasileño Alberto Valentim.

Pero en otros roles también hay otros nombres de peso que se sumarán al proyecto. Hossam El-Badry, ex entrenador de Al Ahly, hará las veces de presidente; en tanto que Ahmed Hassan -ex mito del seleccionado egipcio- será el manager y Hady Khashaba el director de fútbol. Por último, el argentino Ricardo Lavolpe será el asesor técnico.
"Pyramids FC es servicio deportivo y un lugar profesional; se habla de cómo usar la riqueza en Egipto a través de los jóvenes y los inversores están dispuestos a explotar la riqueza de Egipto por el bien del fútbol del país", dijo Badry en una entrevista con el canal MBC Masr.

Los primeros compromisos del club bajo el nuevo nombre serán dos amistosos, el 11 y el 16 de julio, ante equipos a confirmar de Moldavia y Rusia. Luego será el tiempo de comenzar la participación en la Liga egipcia ante el ENPPI en el primer fin de semana de agosto. En la fecha 8 y 9, el Pyramids se medirá a Al Ahly y a Zamalek.  

Fuentes: Egypt Today, King Fut, ESPN

lunes, 9 de julio de 2018

Otro refuerzo africano para Newell's

Júnior José Correia se convirtió en nuevo jugador leproso. El futbolista nacido en Guinea Bissau se realizó la revisación médica y firmó su contrato con el Club Atlético Newell's Old Boys. Zé Turbo, como también se lo conoce, tiene la nacionalidad portuguesa y acordó por un año con la entidad en la que también está el luso santotomense Luis Leal.
Correia nació el 22 de octubre de 1996, mide 1.88mts y se desempeña como hombre de ataque. El futbolista llega al fútbol argentino luego de que el club llegue a un acuerdo con el Inter de Milan por la cesión sin cargo de los derechos federativos. "Soy un punta de lanza, me gusta jugar de nueve, como ustedes dicen acá. También juego de extremo", dijo al salir de la clínica donde se realizó los estudios. 

"Es un desafío muy importante en mi carrera", fue su primera declaración al llegar a Rosario para cumplir con la revisión médica y rubricar su contrato. "Acepté venir a Newell's porque es un club grande del interior, miré videos de varios partidos y conocí la rivalidad que tiene con Central. Tengo la sensación de que estaré en una ciudad que respira mucho fútbol. También me interesó jugar con un marco de 40 mil personas, es algo espectacular que no se da mucho en Europa", remarcó.

Zé Turbo aparece como una apuesta, cuyos resultados se verán en la próxima Superliga. Será el tercer africano que jugará en Newell's, después de la confirmación de Luis Leal en su segunda temporada y el fallido paso de Ernest Chirwalli Mtawalli (jugó y fue entrenador del seleccionado de Malawi, tras su retiro en 2005) con solo cuatro partidos en 1995.

domingo, 8 de julio de 2018

Árbitros: Fuertes sanciones de la CAF

Después del escándalo de corrupción que estalló en la previa del arranque de Rusia 2018 y que llevó a la caída de Kwesi Nyantakyi, presidente de la Federación de Ghana, la CAF (Confederación Africana de Fútbol) decidió confirmar la suspensión de 11 árbitros, incluyendo una suspensión de por vida y dos de 10 años. Además, otros once árbitros fueron suspendidos de manera provisional. Todo esto se ocasionó a partir del documental Number 12  de la periodista de investigación Anas Aremeyaw Anas quien desentramó un sistema de corrupción en el fútbol ghanés y el fútbol africano. 
Kwesi Nyantakyi, también vicepresidente de la CAF al momento que se dio a conocer la investigación, se vio obligado a renunciar. Pero no fue el único funcionario involucrado en este escándalo. De hecho, el vídeo también mostró a distintos árbitros aceptando sobornos para amañar partidos en la liga de Ghana y en competiciones africanas. Siguiendo estas revelaciones, el Panel Disciplinario de la  CAF se reunió el 7 de julio para establecer las fuertes sanciones confirmadas para con los 11 árbitros. 

Filmado aceptando 600 dólares de un periodista que se hace pasar por un dirigente de un club ghanés, el árbitro asistente Marwa Range (Kenia) es el más castigado ya que recibió una suspensión de por vida para practicar cualquier actividad relacionada con el fútbol organizado por la CAF. El colegiado keniata, que estaba en la lista de árbitros asistentes para el Mundial, tuvo que dar un paso al costado tras el estallido de este escándalo. 
El árbitro Yanissou Bebou (Togo) y el árbitro asistente Jallow Ebrima (Gambia) han sido condenados a 10 años de suspensión. Los árbitros marfileños, malienses, burkineses, mauritanos y nigerianos deberán afrontar suspensiones de entre 2 y 6 años. Finalmente, los 11 árbitros suspendidos provisionalmente conocerán sus sanciones tras el análisis del Jurado de Disciplina de la CAF a realizarse los primeros días de agosto.

Fuentes: CAF y Afrik-Foot

sábado, 7 de julio de 2018

Zambia tiene nuevo entrenador

El joven Sven Vandenbroek fue anunciado como nuevo entrenador de Zambia. El nacido en Bélgica hace 39 años, y con pasado como jugador en el Roda holandés y en el Mechelen de su país, llega tras ser campeón con Camerún en la CAN 2017 como asistente del alemán Hugo Broos. Esta será su tercera experiencia en el continente ya que en 2013 fue asistente del holandés Adrie Koster en el Club Africain de Túnez. 
Llegado en las últimas horas a territorio zambiano, se pondrá a trabajar rápidamente pensando en las Eliminatorias para la CAN Camerún 2019. Los Chipolopolos integran el Grupo K donde perdieron en la primera fecha ante Mozambique. Con cinco partidos por jugar -también deberá medirse a Guinea Bissau y Namibia- Vandenbroek debería poder encaminar la clasificación si es que queda primero o segundo de la zona.

Andrew Kamanga, presidente de la Federación Zambiana, dijo que Vandenbroek comenzará inmediatamente su trabajo. El flamante entrenador, por su parte, manifestó: "Creo que es un hermoso desafío que tenemos por delante y vamos a hacer lo mejor. Espero con ansias los cinco juegos que tenemos. Será difícil, pero creo que podemos hacerlo, tenemos que hacerlo". "Estoy esperando poder conocer a todo el mundo, a los jugadores, a los entrenadores y a todo los integrantes del comité técnico", agregó. 

Kamanga anunció que el belga se reunirá con entrenadores locales en los próximos días para familiarizarse con la nueva realidad y que la presentación oficial con la presencia de los medios tendrá lugar el martes por la mañana.

Fuente: FAZ

viernes, 6 de julio de 2018

África presente en cuartos de final

Cierto es que para los seleccionados africanos el Mundial de Rusia se terminó en la fase de grupos. Sin embargo, en cuartos de final y con ocho selecionados todavía en carrera por el título, hay varios jugadores nacidos en el continente o relacionados con África que aún siguen con la ilusión de levantar la Copa del Mundo.
"¿Quién dijo que Marruecos está eliminado?", se preguntó Batshuayi en una de sus redes sociales tras el triunfo de Bélgica 3-2 sobre Japón. Y es que por los octavos de final, el seleccionado belga dio vuelta el marcador con dos tantos de hijos marroquíes: Fellaini y Chadli. Marouane Fellaini nació en Bruselas pero es hijo de marroquíes y su padre llegó a jugar como arquero en el Raja Casablanca antes de emigrar rumbo a Europa. En su momento fue invitado a formar parte de las juveniles de los Leones del Atlas pero el actual jugador del Manchester United se habría negado según comentó Jamal Fathi en una entrevista reciente

Nacer Chadli, por su parte, tiene la doble nacionalidad y llegó a jugar un partido para el seleccionado marroquí -amistoso ante Irlanda del Norte en 2010- pero luego se decantó por Bélgica, con el que ya jugó el Mundial pasado y está jugando el actual. Aquel día compartió equipo con Benatia, Belhanda y El Ahmadi

Pero no son los únicos en Bélgica. Pierre, el padre de Vincent Kompany, emigró desde RD Congo rumbo a territorio belga donde en 1986 nació el actual jugador del Manchester City. Varios más del plantel están relacionados con raíces congoleñas: Dedryck Boyata, Youri Tielemans (madre congoleña), Romelu Lukaku (su padre Roger representó a Zaire a mediados de los '90) y Michy Batshuayi (en 2015 fue convocado por Ibenge para los Leopardos pero prefirió Bélgica al país de sus padres). Y por último, el mediocampista Moussa Dembelé es hijo de Yaya Dembelé, nacido en Malí.

Otro de los que tiene mucha presencia africana es Francia. El equipo de Didier Deschamps hasta tiene algunos integrantes en su plantel que han nacido en África. El arquero Steve Mandanda nació en RD Congo y uno de sus hermanos, Parfait, ha sido internacional con los Leopardos. El central Samuel Umtiti nació en Yaoundé (Camerún) pero emigró de muy pequeño rumbo a Francia.
Presnel Kimpembe -foto- nació en Francia pero como es hijo de un congoleño -y de una haitiana- representó a RD Congo en las juveniles antes de elegir a Les Bleus. El padre de Corentin Tolisso es de Togo. El de Kylian Mbappé de Camerún. Steven N'Zonzi fue convocado en varias ocasiones por RD Congo (país de su padre) pero declinó los llamados. Blaise Matuidi es hijo de un angolano.

Una de las figuras francesas, N'Golo Kanté, es hijo de malienses y su nombre tiene que ver con un viejo rey de Malí. "Un rey que comenzó desde abajo para conquistar un reino. Estuve dos veces, todavía tengo una pequeña familia allí", dijo en una entrevista el año pasado. Los padres de Paul Pogba son de Guinea y sus hermanos Florentin y Mathias han jugado por el país africano.

Un caso particular que destila sangre africana es Ousmane Dembelé. El extremo del Barcelona es hijo de un maliense y de una mauritana con ascendencia senegalesa. Nabil Fekir tiene raíces argelinas y fue convocado en marzo de 2015 para amistosos de los Zorros del Desierto pero prefirió a su país de nacimiento.

El experimentado central Adil Rami tiene también la nacionalidad marroquí pudiendo haber jugado la CAN 2008 para los Leones del Atlas. Y por último, los laterales Benjamin Mendy y Djibril Sidibé tienen sus orígenes en Senegal. 
A pesar de la gran presencia africana en Bélgica y Francia, otros países que siguen en carrera tienen sus representantes. Suecia cuenta con Martin Olsson, jugador del Swansea City de padre sueco y madre keniata. Además de Isaak Kiese Thelin, nacido el 24 de junio de 1992 en Orebro e hijo de una sueca y un congoleño.

Mientras que Inglaterra también tiene dos casos: Dele Alli y Danny Welbeck. El primero nació en Inglaterra pero su padre es de Nigeria, país en el que vivió entre los 9 y los 11 años. Mientras que Welbeck es hijo de ghaneses y hace un año pasó sus vacaciones en Ghana.